No tan en el fondo…

…sigo siendo un niño de 12 años. Sigo abriendo mis libros de Mafalda, Calvin & Hobbes y Peanuts antes de dormir o cuando he tenido un mal día. Paso por el pasillo de juguetes y, con mis tarjetas de niño grande, compro Lego para armar durante toda la noche. Me escapo a ver libros, y esta vez puedo comprarme el que yo quiera. Hablo con mis papás sobre mi vida, les pido consejo, me preocupo por ellos y aprendemos unos de otros. Lloro cuando estoy muy abrumado o la vida no me la pone tan fácil. Cierro los ojos en mi cuarto a oscuras y pongo música para dejarme llevar. Me siento mejor cuando conozco gente nueva y logro aprender algo de ellos. Se me hace un nudo en la garganta cuando pienso en los que tanto amo y ya no están conmigo. Me entristezco cuando la gente que quiero decide darme la espalda. Río al hablar por teléfono con gente que quiero. Escribo cartas largas, a veces sin dedicatoria, y repudio que la tecnología siga ganando terreno a esos pequeños detalles que hacen de mi vida un poco mejor.

No tan en el fondo, sigo teniendo 12 años.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s